Cinco momentos en los que el fútbol español se puso romántico

Actualmente, el mundo del mercado de fichajes vive un momento muy desproporcionado. Las cantidades se desbordan, de hecho, parecen ilimitadas. No existe problema en superar ofertas de otros clubs para conseguir lo deseado. De este modo, se llegan a pagar enormes cantidades que, en décadas atrás, jamás se habrían contemplado.
 
Lo que está claro es que la puja por jugadores siempre ha existido, y siempre se ha pagado más que ‘el vecino’ con tal de hacerse con los servicios del futbolista. Esta situación ha ocurrido desde el primer momento en el que el fútbol se fundó. Sin embargo, no siempre se han superado dichas cantidades de forma tan desorbitada.
Y es que, en los tiempos que corren para el fútbol, es agradable recordar algunos de los últimos momentos en los que el fútbol español decidió olvidarse de las grandes cantidades y se puso romántico. ¿Dinero o corazón? La vuelta de Sergio García al Espanyol podría ser el último caso de una larga lista de jugadores españoles que salieron de su club esperando triunfar en otro equipo, y que por un motivo o por otro, no tardaron en volver a su club de origen. Lo que se pretende en las siguientes líneas es comentar cinco momentos en los que cinco futbolistas españoles volvieron a sus equipos del alma.

Fernando Torres y su ‘Atleti’

El Atlético de Madrid confirmaba en el mercado de invierno de 2015 el regreso del delantero Fernando Torres al club que le vio nacer y crecer futbolísticamente. Siete años después de su salida del equipo madrileño, Torres dejaba atrás un bagaje de siete temporadas en la Premier League y media campaña en la Serie A, con 324 partidos jugados, tres títulos de clubes -FA Cup, UEFA Champions League y UEFA Europa League, todos con el Chelsea- y 128 goles.
El ‘Niño’ se marchaba del Calderón en julio de 2007 asegurando que esperaba que su salida fuera un ‘hasta luego’. Y así fue. El regreso de Torres representaba el amor a unos colores.

Illarra, del Real a la Real

Formado en la cantera donostiarra, Asier Illarramendi apostó todo al blanco cuando en 2013 se hacía oficial su fichaje por el Real Madrid. El jugador apenas disfrutó de minutos pese a que estaba llamado a ser el ‘nuevo’ Xabi Alonso. Nunca llegó a sentirse importante en un club en el que fue perdiendo cada vez más protagonismo, especialmente en su segunda temporada.
Varios fueron los pretendientes que trataron de hacerse con sus servicios -destacamos el Liverpool o la Juventus- pero Illarra lo tuvo claro, el centrocampista regresaba a la Real Sociedad en agosto de 2015 con la intención de volver a recuperar su mejor versión. Y lo logró: lleva dos temporadas consecutivas siendo elegido por su afición como el mejor jugador de la temporada.

Joaquín, siempre bético

Joaquín Sánchez volvía al equipo verdiblanco en agosto de 2015 tras haber producido uno de los grandes culebrones futbolísticos del verano en nuestro país.
Convertido en el gran referente del Real Betis entre 1999 y 2006, el extremo andaluz fichó por el Valencia en 2006. Tras cinco temporadas en el cuadro ‘che’ también pasó por las filas de Málaga y Fiorentina. No obstante, una vez cumplidos los 34 años, el andaluz consideró que
había llegado el momento de volver a casa e hizo todo lo posible hasta lograrlo.

Iago Aspas y su morriña

El delantero de Moaña siempre ha tenido la etiqueta de ‘crack’ goleador. En el Celta de Vigo fue una pieza fundamental, tanto en el ascenso, como en la permanencia en Primera División. Salió en 2013 dirección Liverpool. Aunque empezó bien, apenas duró un año en su aventura. Pasó por el Sevilla en 2014, donde tampoco llegó a tener el papel protagonista. Quizá su lugar no estaba en Inglaterra ni en Andalucía, si no en la tierra que le había visto crecer, Vigo. Y volvió a casa.
La temporada 2015/2016 fue un éxito, tanto en lo individual como en lo colectivo, ya que su equipo, consiguió la 6º posición que lo clasificó para jugar la UEFA Europa League la siguiente temporada. En su casa,el gallego ha vuelto a encontrar su mejor versión a base de goles y buen fútbol.

Sergio García cambia Catar por Cornellà

El delantero barcelonés Sergio García vuelve a vestir la elástica del Espanyol dos años después tras su salida en 2015 al Al-Rayyan Sports de Catar. El futbolista, que también ha pasado por clubs como Barça y Levante, siempre ha manifestado que el club ‘perico’ es el equipo de su vida. De hecho, el delantero catalán firmó un balance para enmarcar en el Espanyol en sus cinco campañas: 162 partidos, 44 goles y 35 asistencias.
Así, Sergio García, de 34 años, vuelve al que fue su club durante cinco temporadas y donde, además de ser capitán, se convirtió en todo un ídolo de la afición.

Si somos amantes del fútbol, es imposible que estas historias no despierten ningún sentimiento en nosotros. Sentimientos que nos recuerdan que quizás, el amor verdadero en el fútbol existe.
Escrito por Andrea Vicente
Views All Time
Views All Time
91
Views Today
Views Today
1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *