La ansiedad del futbolista: el caso de Jesús Navas

Por lo general, el sueño de cualquier futbolista desde niño es, además de jugar en su equipo del alma, poder jugar algún día con la selección nacional y poder participar en una Eurocopa, un Mundial, unas Olimpiadas, etc… Por tanto, ¿qué podría llevar a un futbolista a rechazar una convocatoria con su selección?
Nos hacemos esta pregunta porque detrás de ella se esconde una historia de superación y confianza. Concretamente, estamos hablando de Jesús Navas.

Cuando la ansiedad se convierte en un grave problema

Por todos es conocido los problemas de ansiedad que el futbolista sevillano padecía. De hecho, en varias ocasiones, el talentoso extremo se vio desbordado por sus problemas psicológicos en plena pretemporada con el Sevilla FC, así como en momentos clave de su carrera, como cuando en el verano de 2005 una grave crisis de ansiedad le obligó a abandonar la concentración con la selección y, en consecuencia, el Mundial sub-20. Otro de los momentos en los que la ansiedad le condicionó fue cuando, a los 21 años fue convocado por el seleccionador nacional Luis Aragonés para disputar los partidos de clasificación de la Eurocopa de 2008. Tras romper una sequía de 44 años sin títulos internacionales, comenzaba aquí una época dorada para ‘La Roja’. Navas dejó pasar la oportunidad por problemas de ansiedad.
Diversas investigaciones señalan que el estrés es uno de los aspectos psicológicos que más perjudica al funcionamiento óptimo de un deportista. El estrés nos ayuda a reaccionar ante los cambios y adaptarnos a ellos, no obstante, si no somos capaces de gestionarlo adecuadamente, puede llegar a incapacitarnos a la hora de llevar a cabo nuestras tareas.
En el caso de Navas, sus episodios de angustia, así como a la necesidad de evitar situaciones que lo alejaran de su entorno familiar periodos largos de tiempo (pretemporada, concentración con la selección…) eran más fuertes que su deseo de jugar. La ansiedad se apoderaba de él justo cuando despegaba su carrera. Esto frenaba su evolución, maduración y desarrollo como futbolista profesional.

El nivel de activación como tratamiento

Una vez el futbolista está inmerso en esta situación, los expertos señalan que este debe empoderarse y adquirir estrategias que le permitan dar la vuelta a la situación. Desde el punto de vista de la psicología del deporte, la línea de trabajo a seguir consiste, mediante diversas técnicas, en el tratamiento del nivel óptimo de activación: aquel en el que somos capaces de alcanzar nuestro máximo rendimiento, nuestro nivel de productividad más alto. Cuando hemos alcanzado nuestro nivel óptimo de activación nos sentimos seguros y confiados, preparados para realizar la actividad deportiva a la que tenemos que enfrentarnos. Es un proceso complejo que requiere de un gran nivel de implicación del deportista.

Independientemente de que esta fuese la línea de trabajo que se siguió con Navas, lo que está claro es que el futbolista superó sus problemas psicológicos y alcanzó la madurez profesional. Navas fue convocado por Vicente del Bosque para disputar el Mundial de Sudáfrica 2010, que finalmente ganó España. Asimismo, culminó un gol contra Croacia en la Eurocopa de 2012 que permitió a la selección pasar a cuartos como primera de grupo.

Un ejemplo de superación: el penalti en la Confederaciones ante Buffon

Tras estas acciones que denotan, sin duda, unos progresos en sus problemas de ansiedad, llegó la gran hazaña que indicaba la superación de sus problemas. Navas marcaba el penalti que permitía que la selección española pasase a la final de la Copa Confederaciones 2013, ante un gigante como Italia y ante un hueso como Gianluigi Buffon. Marcar un penalti requiere de una serie de mecanismos psicofisiológicos que han de ponerse en marcha (tomar la decisión, pensar la estrategia, alcanzar la tensión exacta en el momento del golpeo…). No obstante, lo más importante se puede decir que es alcanzar el equilibrio justo entre concentración y confianza. Navas encontró su nivel óptimo de activación.

Esta es la historia de superación de Jesús Navas. El futbolista constituye un ejemplo de superación de nuestros miedos. Durante años, ha recorrido un proceso de crecimiento personal y profesional en el que ha tenido que asumir responsabilidades. Eligió ser valiente y asumió el riesgo de fallar. En esto puede consistir su mayor logro.
Imagen nº 1 y nº 3: MARCA
Imagen nº 2: Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad
Escrito por Andrea Vicente
Views All Time
Views All Time
902
Views Today
Views Today
1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *