Marcelo Bielsa: ‘el loco’ anda suelto

Marcelo Bielsa y el fútbol. Dos elementos que estaban destinados a cruzarse y no separarse jamás. El hombre y el balón se atraen, se quieren y se necesitan, pero nadie ha presentado una unión tan intensa con el deporte rey como la que siente Bielsa. Para todos los amantes del fútbol, este nexo ha supuesto una verdadera bendición. El argentino es un auténtico enfermo del fútbol, deporte por el cual ha demostrado profesar una pasión y obsesión que le han llevado a ser apodado como ‘El Loco’.
 
Su carácter de ‘loco’ tiene origen en Rosario. La ciudad más poblada de Santa Fé es una de las urbes argentinas más importantes a nivel histórico, cultural, económico y deportivo. La ‘cuna de la bandera Argentina’ posee unas profundas raíces futbolísticas; prueba de ello es el Clásico Rosarino, el derbi más antiguo de toda Argentina -lleva celebrándose desde 1905- y enfrenta a los dos grandes equipos de la ciudad: Rosario Central y Newell’s. Este último es el club de los amores de Bielsa, donde acabaría siendo ídolo y dando nombre a su estadio: ‘Marcelo Bielsa’. También destaca por poseer un aura distintiva y especial en relación con el mundo del fútbol , puesto que ha sido la cuna de personalidades tan importantes como lo son Leo Messi, Cesar Menotti, ‘Tata’ Martino o el propio Bielsa entre otros.

Bielsa durante su etapa en Marsella (Fuente: Twitter)

El Marcelo entrenador no se concibe sin antes pasar por el Marcelo jugador, por lo que a la hora de hablar de ‘El Loco’, no se puede omitir su etapa como futbolista. En clave deportiva, el argentino desempeñaba la posición de defensa y pese a no poseer una gran destreza técnica, consiguió debutar en la Primera División Argentina con Newell’s, e incluso participar con la albiceleste en el Preolímpico de 1976. Bielsa era sabedor de que su carrera como jugador no sería muy prolífica, por lo que decidió retirarse a los 26 años. Para desconectar de todo lo que le rodeaba, decidió iniciar los estudios de profesor de Educación Física-esta es la razón por la que ‘El Loco’ conoce tan bien las capacidades atléticas en relación al mundo del fútbol- y montar un quiosco en Rosario. Era momento de cambiar el chip de futbolista e ir preparando su ascenso hacia la élite como entrenador.
La figura de Bielsa como entrenador es sinónimo de genialidad para unos y excentricidad para otros. Estos dos términos se han relacionado durante toda la carrera del argentino. Desde su retirada del mundo del fútbol, la posibilidad de entrenar rondaba siempre por su cabeza. Su determinación y confianza en sí mismo le hicieron establecer un ambicioso objetivo: entrenar en Primera División. Para hablar de su etapa como entrenador, no puede pasarse por alto el preludio de su éxito en los banquillos: su formación dirigiendo a la cantera de Newell’s. Al argentino se le encargó formar un equipo exitoso. Para ello, en un mapa dividió a Argentina en 70 partes clasificadas en 5 zonas; con su coche recorrió más de 25.000 kilómetros en busca de jóvenes promesas. Durante esta busqueda, reclutó a Mauricio Pochenttino, ‘Toto’ Berizzo y Gabriel Batistuta entre otros. Su etapa en la cantera rojinegra fue un éxito total. Cuando vio que su objetivo de entrenar al primer equipo se cumplió, ‘El Loco’ confeccionó la plantilla combinando la veteranía de jugadores como el ‘Tata’ Martino con el ascenso de canteranos como Pochenttino o Berizzo. Aquel equipo logró el Torneo Clausura de 1990 y acabaría conviertiéndose en un nido de futuros entrenadores para la élite.

‘El Loco’ en un Barça-Athletic (Fuente: Twitter)

A nivel de clubes, tras su paso por Newell’s, tuvo una etapa en México en la que entrenó a Atlas y América. En España se hizo cargo unos meses del Deportivo, pero a Marcelo Bielsa se le recuerda por su breve pero intenso paso por el Athletic. El argentino revolucionó al club vasco y, tras un inicio complicado-como siempre ocurre en todos sus equipos-, los resultados no tardaron en llegar. En su primera temporada a cargo del equipo, los Leones hicieron historia al llegar a la final de Europa League-nadie olvidará jamás el partido de Old Trafford en octavos-, y a la de Copa del Rey. El conjunto vasco perdió ambas finales, pero eso no impidió que llegara el merecido reconocimiento al trabajo de ‘El Loco’ en Europa. Su segunda temporada en el equipo norteño no logró cumplir las expectativas y, al finalizar ésta, se marchó del club. Su próximo destino sería Marsella;el argentino también revolucionó al conjunto francés, y los aficionados del Velódrome no daban crédito a que el equipo pudiera competir de tú a tú al todopoderoso PSG. Pero como ha ocurrido en todos los equipos que ha dirigido en Europa, el final de su historia en éstos es agridulce: la Ligue 1 se le escapó al conjunto francés y fue apeado de la Copa de la Liga y de la Copa de Francia. Tras escasos días como técnico de la Lazio, Bielsa rompió su contrato, y para esta temporada ha decidido firmar por el Lille, por lo que iniciará su segunda aventura en tierras francesas.
A nivel de selecciones, Marcelo Bielsa ha dirigido a Argentina y a Chile. Con ‘El Loco’ en el banquillo, la albiceleste vivió una de sus mejores etapas en cuanto a nivel de juego y la mejor en cuanto a la estadística futbolística. El argentino fue nombrado el mejor seleccionador del mundo en 2001 y la selección argentina fue el equipo más superior de toda Sudamérica en las clasificatorias; pero el equipo fracasó estrepitósamente en el Mundial de 2002 y Bielsa decidió desaparecer, durante meses, para reflexionar sobre lo ocurrido en Corea. Para fortuna de Argentina, ‘El Loco’ volvió y guió al equipo hasta la final de la Copa América de 2004, pero una vez más fueron derrotados, esta vez contra Brasil en una tanda de penaltis fatídica. A Bielsa sólo le quedaba una última bala en el cartucho: los Juegos Olímpicos de Atenas de 2004.
Finalmente, el equipo argentino salió proclamado medalla de oro. De esta manera, los jugadores pudieron desquitarse de las penas sufridas en el pasado. En cuanto a su carrera en la Selección Chilena, su etapa no se alargó demasiado, pero eso no impidió que volviera a revolucionar el fútbol de todo un país. ‘El Loco’ sentó las bases de lo que llegaría a ser la Roja campeona de Jorge Sampaoli-ferviente admirador de Bielsa-. El equipo no realizó un gran papel en el Mundial de Sudáfrica de 2010, pero la influencia de Bielsa de cara al futuro fue evidente.

Bielsa en su debut con el Lille (Fuente: Twitter)

El método de Bielsa, a pesar de los evidentes resultados que ha ofrecido en cuanto a nivel de juego, ha sido cuestionado por su relativa poca efectividad a la hora de conseguir títulos. Quizá ese puede ser el gran hándicap a la hora de contratar al argentino: el saber que, de momento, no garantiza títulos. ‘El Loco’ es proclive al uso de la tecnología para pulir cada detalle en sus jugadores. Prueba de ello son sus exigencias: él mismo ha diseñado y revolucionado los centros de entrenamiento para Athletic, Marsella y Lille. En cuanto a estilo de juego, todos los equipos a los que entrena se caracterizan por seguir una serie de premisas: presión intensa y constante, amplia movilidad con desmarques para generar espacios, posesión del balón y agresividad en cada jugada. Es conocido de sobra el descomunal desgaste físico y mental que acaban sufriendo los jugadores bajo las órdenes de Bielsa -como se vio en el Athletic al final de temporada a la hora de disputar las dos finales-. Tal es la influencia del argentino en el fútbol que ha acabado creando escuela: el Bielsismo. Curiosamente, jugadores como Pochenttino, Berizzo o Martino, que han jugado bajo las órdenes de ‘El Loco’, han acabado convirtiéndose en entrenadores que emplean un estilo de juego similar al de Bielsa, pero, claro, cada uno con diferentes matices.

Este curso el argentino vuelve a pisar tierras francesas. Francia es ese país que ya quedó anonadado con la sabiduría y filosofía futbolística de ‘El Loco’ en su época en Marsella. En esta ocasión, el destino de Bielsa queda en la otra punta del país. Deja atrás a la mencionada Marsella, al sur, para establecerse en el norte. En concreto, en Lille, ciudad conocida mundialmente como ‘Ville d’art et historie’. Las expectativas de Les Nordistes son altas. La revolución ha comenzado: Bielsa ha incorporado a nueve refuerzos para el equipo y ha vuelto a diseñar y revolucionar el centro de entrenamiento del conjunto de Lille. No cabe duda que el argentino marcará al equipo para siempre y, probablemente, a toda una ciudad.
La duda surge al plantear la posibilidad de que Bielsa no sea jamás capaz de acallar a sus retractores y conseguir romper su ‘maleficio’ con los títulos. Pase lo que pase, al argentino le queda cuerda para rato. ‘El Loco’ está de vuelta.
Views All Time
Views All Time
128
Views Today
Views Today
1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *