Vincent Koziello, el vals nizardo

El fútbol francés no deja de crecer con una generación esplendida de nuevos jugadores que están dejando maravillada a toda Europa. El joven talento Vincent Koziello, jugador indiscutible para la medular del Niza de Lucien Favre, forma parte de esa generación francesa por la que equipos como el PSG o Barça son capaces de pagar más de 150 millones por Mbappé y Dembelé respectivamente. Es extraño que la perla rubia no haya sonado para ningún equipo grande este verano, después de haber realizado una temporada de escándalo en el conjunto rojinegro, quedando tercero en la Ligue 1 por delante de equipos con mayor presupuesto como el Olympique de Lyon u Olympique de Marsella. Esta posición en la tabla le permitió clasificarse para la previa de la UEFA Champions League, competición en la que no llegó a la fase de grupos al ser eliminado por el Nápoles de Mauricio Sarri.

El polivalente mediocentro de 21 años es, desde hace dos temporadas, un jugador clave en su actual club. Con solo 18 años debutó en la Liga Francesa, una de las cinco ligas más importantes a nivel europeo; y solo una temporada más tarde, a la edad de 19 años, era una pieza indiscutible en el equipo que entonces dirigía Claude Puel. En esa segunda temporada, llegó a disputar 35 encuentros en total, partiendo desde el once titular en 32 ocasiones, números inusuales en un jugador tan joven. Esa fue su campaña más goleadora, en la que anotó cuatro goles y repartió 5 asistencias.
El niçois (“nizardo” en francés), se caracteriza principalmente por su exquisita manera de ver el juego, en la que algunas veces, salvando las distancias, recuerda a la leyenda del Barça y de la Selección Española, Xavi Hernández, por su manera de dirigir el juego en la medular. También es verdad, que le hemos visto jugar en algunas ocasiones tanto en la mediapunta, como tirado hacia la banda derecha, pero en la demarcación en la que le gusta jugar y donde más cómodo se encuentra es en la zona de creación, acompañado por un segundo mediocampista como fue durante la campaña anterior el marfileño Seri. Un aspecto que debería explotar es el de su llegada al área. Por lo poco que le hemos visto llegar en segunda línea, es un jugador que puede convertirse en una especie de Cesc Fàbregas en sus mejores años en el Arsenal, capaz de organizar en el centro del campo y tener una definición, llegando desde atrás, que asuste a sus rivales.
Todos sabemos lo caro que es jugar hoy en día en la Selección gala, con jugadores de la talla como Pogba, Matuidi o Kanté en el centro del campo. El joven talento de Grasse, ha sido convocado por la selección sub-21 de Francia en cuatro ocasiones, marcando un total de dos tantos en sus apariciones. No cabe duda, que si continúa al nivel de estos años, no tardará en ser llamado por Didier Deschamps para disputar sus primeros minutos con la absoluta.

Views All Time
Views All Time
194
Views Today
Views Today
1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *