La odisea del Sevilla para ser historia del fútbol

Cuentan las lenguas antiguas que allá por el final del siglo XX el Sevilla divagaba sin rumbo por el mar abierto del descenso mientras equipos como el Atlético de Madrid o el Betis se movían por sus mismas aguas. Pero no todo eran disgustos, Roberto Alés, el por aquel entonces presidente del Sevilla, le daría la oportunidad de su vida a una de las personalidades más importantes en la historia del equipo de la capital hispalense: Ramón Rodríguez Vermejo,más conocido como ‘Monchi’. El 2000 fue el punto de partida para volver a ser un club grande, para creer en el Sevilla FC.
Después de una corta y placentera estancia en la SegundaDivisión, el conjunto andaluz volvía a la categoría de oro con jugadores más que desconocidos pero que habían cuajado en el sistema de Caparrós. A este equipo no le hicieron falta años de adaptación ni mucho menos, siendo la revelación de LaLiga -clasificado en la octava plaza- y con los pilares Alfaro, Javi Navarro y un jovencísimo José Antonio Reyes que con tan sólo 18 años ya apuntaba maneras.
A partir de la campaña 2003/04, ‘Monchi’ empezó a hacer de las suyas, después de haber fichado un año antes por una insignificante cifra a un inexperto Dani Alves, la cantera comenzaría a dar sus frutos con la primera salida del ya internacional Reyes dejando en las arcas sevillanas más de 20 millones de euros para así poder fichar al brasileño Júlio Baptista por sólo 3,5 millones. Además, el técnico utrerano, conocido por confiar en la cantera, ascendió del filial a jugadores como Sergio Ramos (17 años), Jesús Navas (19 años) o Antonio Puerta (19 años) que más tarde darían beneficios al club.
Estos años sirvieron para que jugadores que en gran parte llegaban desdeBrasil como Renato o Adriano dieran beneficios tanto deportivos como económicos ya que la clave era colocarlos en el escaparate internacional donde más tarde equipos como el Real Madrid o Barcelona pujarían por sus servicios, en este caso, en 2005, Sergio Ramos y Baptista se marcharían a la capital por 47mill. de euros. Año tras año el director deportivo gaditano con nombre de artista barroco daba pinceladas a un lienzo que tenía de todo: la frescura de los canteranos que se complementaban a la perfección con los veteranos, (Palop, Navarro, Martí y Drago) culminando la obra con los colores cálidos de los brasileños (Luis Fabiano, Adriano, Dani Alves, Renato) y el africano Kanouté. Este ‘Monchi’ estaba a la altura de los Goya, Velázquez o Van Gogh, yaque, al igual que estos, maravilló y sorprendió a todo el mundo, conquistando en 2006 la primera UEFA de su palmarés con una auténtica goleada (4-0) al Middlesbrough inglés.

El Sevilla de Juande acrecentaría su palmarés después de haber conseguido grandes compras en el mercado de 2006, como la llegada de Poulsen a coste cero o el fichaje del joven Fazio procedente del FerroCarril. La afición sevillista recordaría la temporada 2006/07 como una de las mejores de su historia ganando otra UEFA, la Supercopa de Europa y la Copa del Rey, protagonizada  por dos de los delanteros que más goles han anotado en la historia del Sevilla: Luis Fabiano y Kanouté que acabaron anotando 45 goles entre los dos.

Los próximos años estuvieron marcados por el cambio de entrenadores y el asentamiento entre los grandes de España. Manolo Jiménez llegó en 2008, intentó cosechar títulos y buenas posiciones ligueras pero la escasez de jóvenes promesas tanto de cantera como de fuera provocaron años de sequía en los que tan sólo ganaron una Supercopa de España (2007) – el último título de Juande- y una Copa del Rey (2010). En clave de fichajes durante estos años se pudieron destacar las ventas de Dani Alves (35,5mill), Keita (14mill) y Adriano (9,5mill) al Barcelona.
Todo cambió con la llegada de Unai Emery a mitad de la campaña 2012/13 en la que acabaron novenos, pero a partir de la temporada venidera el técnico vasco devolvió al conjunto sevillano a su sitio con la ayuda de grandes jugadores como Rakitic, Bacca o Fazio pese a las grandes bajas de Negredo, Jesús Navas y Kondogbia. Y sí, Sevilla sigue teniendo su duende, ese duende que se regenera y vuelve con más fuerza año tras año pese a las cuantiosias bajas y las constantes modificaciones en el esquema. Conquistaron la Europa League en 2015 contra todo pronóstico frente al Benfica en penaltisy en Liga acabaron quintos. Pero esta continua reconversión no paró ya que meses más tarde los sevillistas sufrieron de nuevo las bajas de jugadores importantes como el jugador de la casa Alberto Moreno, Fazio y el líder del equipo, Ivan Rakitic. Pero una vez más ‘Monchi’, al año siguiente, hizo de su equipo una obra de arte con jugadores del antiguo continente como Krychowiak o Aleix Vidal que serían clave para el triunfo de otra y seguida UEFA Europa League frente al Dnipro de Ucrania, la revelación europea.

Después de estas dos Europa Leagues seguidas, todo el sevillismo tenía ganas de más, era el momento de un nuevo reto: ganarse un puesto entre los más grandes del continente. De nuevo fue una temporada marcada por las bajas –Bacca al Milán y Aleix al Barcelona- pero a ello se le sumó el mal arranque liguero y las malas sensaciones en Champions. El equipo cosechaba malos resultados en Liga y la tercera posición en fase de grupos les supo a miel, como si de la última oportunidad se tratase, volvían a su competición fetiche con el reto de conseguir tres seguidas y olvidar la mala temporada. Parecía que lo hicieran prácticamente queriendo, y este año no iba a ser distinto, de nuevo un 18 de mayo de 2016 se volverían a alzar por tercera vez consecutiva algo que ningún equipo había logrado antes y en esta ocasión frente al Liverpool de Jürgen Klopp.

Tras conquistar la Europa League durante tres años consecutivos, Emery y el Sevilla separaron sus caminos para vivir nuevos desafíos, entrenar a un grande de Europa, el Paris Saint-Germain. Gameiro, Krychowiak e Inmobile (entre otros) también se marcharían del club dejando más de 90 millones de euros de beneficio, año tras año los equipos más poderosos de Europa dejaban al equipo hispalense huérfano, pero lo que para los aficionados era un suplicio, para ‘Monchi’ era una rutina. Comenzaba la era de Sampaoli, el Sampaolismo. En la capital andaluza este movimiento era más que una religión, la escuadra del técnico argentino desbordaba sacrificio y motivación, de nuevo el Sevilla ilusionaba. Una formación en la que cada jugador encajaba a la perfección, como si se tratara de un puzzle, y se vió en la Liga, un equipo capaz de seguirle el ritmo hasta el final a los Barça, Real Madrid o Atleti y competirles de tú a tú en cualquier campo de batalla pero en especial en el Sánchez Pizjúan, la hoya de Nervión. Pese al año en blanco, hacía años que no se vivía con tanta pasión e intensidad una temporada como la de 2016/17 y fue en gran parte culpa de Jorge Sampaoli.

Ahora sí, llegaba la hora de la verdad, la era post-Monchi. El director deportivo dejaría el club de su vida después de 16 años para marcharse a la capital italiana, Roma. Pese a ello, la dirección deportiva estaría bien cubierta con la llegada de Óscar Arias. La magnífica gestión de los fichajes en su antiguo club, Las Palmas, le serviría para hacer grandes cosas este verano: las incorporaciones de Kjaer, Muriel, Nolito o Guido Pizarro entre otros y la vuelta a casa del ‘duende de Los Palacios’, Jesús Navas. A todo ello se sumaría la entrada del ‘Toto’ Berizzo, después de un grandísimo año en Vigo, la decisión final de permanecer en el club de uno de los pilares del centro del campo, Steven N’Zonzi, y la última incorporación procedente de Alemania: Johannes Geis. Es difícil olvidar al hombre que te lo ha dado todo pero no cabe duda de que Arias ha devuelto de nuevo la ilusión a los aficionados de cara a la próxima temporada.
Y como diría la canción, Sevilla tiene un color especial, un club capaz de enfrentarse anualmente a las adversidades y a las limitaciones para transformarlas en noches de triunfos y alegría, noches que merece la afición de este club, el jugador número 12. Y no Antonio, no me olvido de ti, todo lo bueno que le ha pasado al Sevilla CF es en parte gracias a ti.
Foto 1: UEFA.com
Foto 2: Sevilla FC
Foto 3: Bleacher Report
Foto 4: Sevilla FC
Foto 5: Getty Images
Views All Time
Views All Time
67
Views Today
Views Today
1

Sobre Pedro Saez

Estudiante de periodismo en la Universidad Miguel Hernández, amante del deporte, la música y la NBA. Actualmente resido en Alicante y además colaboro en http://timejust.es/ y http://www.113thstreetmusic.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *