Uno más uno no siempre son dos | La columna de Resaca

Liverpool y Chelsea, dos de los clubes más grandes de Inglaterra, dos clubes que pueden presumir de haber disfrutado de dos de los mejores centrocampistas que ha dado el fútbol hasta la fecha. Desde el inicio de sus carreras hasta colgar las botas, las trayectorias de Steven Gerrard y Frank Lampard han avanzado prácticamente en paralelo, forzando debates y comparaciones. ¿Cuántas veces hemos escuchado en nuestra vida eso de: “¿Eres de Lampard o de Gerrard?”?

Gerrard y Lampard – Chris Young/PA

Steven Gerrard ingresó en la academia del Liverpool a sus 9 años y llegó al primer equipo en la temporada 98-99, donde permanecería durante los siguientes 17 años. Tuvo innumerables ofertas para abandonar Merseyside, siendo por todos conocido el interés de Florentino Pérez en reclutarlo como ‘Galáctico’. Al presidente del Real Madrid solamente le faltó ofrecerle la mitad de sus acciones en ACS, un archipiélago a su nombre en el Caribe y un dinosaurio, pero el corazón de Stevie estaba en Anfield, consiguiendo así ganarse su propio hueco en el de los fans reds.

Como su padre, Frank Richard George Lampard, y su tío, Harry Redknapp, Frank Lampard Jr inició su carrera en el West Ham United. Tras una cesión al Swansea, firmó con el Chelsea en 2001, donde llevó a los ‘blues’ a conquistar su segundo campeonato liguero (el primero fue en 1955) y su primera UEFA Champions League. Como Steve, optó por permanecer hasta el tramo final de su carrera en Stamford Bridge, convirtiéndose en una leyenda para la gradería del Chelsea.

¿ROJO O AZUL?

Aunque Frank lo hiciera en las filas del West Ham, como no podía ser de otra manera, ambos debutaron en Premier League en la temporada 1998/1999. A nivel de clubes las estadísticas son similares, aunque podríamos decir que Lampard le ha ganado la partida a Gerrard. Muchos podrían argumentarlo apoyándose en que los últimos años del Liverpool puede que sean los peores de su historia reciente, mientras que el Chelsea ha ido in crescendo campaña a campaña.

Solo Alan Shearer, Andy Cole y Wayne Rooney han marcado más goles que Frank Lampard en Premier League y únicamente Ryan Giggs cuenta con más partidos en sus botas. Además, se ha colgado en tres ocasiones la medalla de vencedor, mientras que Gerrard no consiguió hacerlo en ninguna de sus 17 temporadas en Anfield. Por todos recordado aquel resbalón en la 13-14 ante, precisamente, el Chelsea de Lampard, cuando tenían en sus manos alzarse con el trofeo, que permitió al Manchester City coronarse vencedor de la Premier League, relegando al Liverpool a la segunda plaza.

El declive del Liverpool las últimas temporadas en la competición doméstica hizo que Gerrard no pudiera participar en Europa con tanta asiduidad como Lampard, aunque la cuenta final quedó igualada: ambos cayeron en una final de Champions League y se alzaron con otra. Después de que el Liverpool venciera al Chelsea en las semifinales de 2005, Gerrard contribuyó en aquella famosa remontada de Estambul contra el AC Milán. Los rossoneri se vengarían dos años más tarde, precisamente después de que los reds derrotaran al Chelsea en cuartos. Lampard finalmente alcanzó (y marcó) una final de liga de Campeones en 2008, pero su equipo fue derrotado en los penaltis por el Manchester United. Finalmente consiguió alzarse con el título en 2012, capitaneando al Chelsea en el Allianz batiendo al Bayern de Múnich. Además, ambos consiguieron hacerse con una Copa de la UEFA / Europa League y, Gerrard, dos Supercopas de Europa.

Cuartos de final de UEFA Champions League de 2007- Eurosport.com

“Si me hubieran preguntado hace siete u ocho años, hubiera dicho que no era fan de Frank Lampard, pero su juego ha mejorado enormemente. Ha trabajado mucho, pues naturalmente no era el jugador más talentoso del mundo. Ha practicado y mejorado hasta llegar a ser uno de los mejores centrocampistas del mundo, y solo gracias a él. Es muchísimo más completo que cuando jugaba en el West Ham, cuando además estaba más gordo. Su récord de goles es increíble, como el de Steven Gerrard. Vemos como muchos jugadores entran en escena y luego se desvanecen, pero ellos no, juegan muchos partidos y permanecen hambrientos. El sello distintivo de un jugador de élite es no hacerlo en dos años, sino en ocho o nueve. Por Dios, Fabio Capello es un hombre afortunado de tener dos jugadores tan destacados.” – Roy Keane.

En 2015 llegó el día de decir adiós a la Premier League. La liga que había visto como dos genios nacieron, crecieron, compitieron y ganaron a la vez, tuvo que ver como también se despedían al mismo tiempo. Una vez más, Stevie no quiso ser menos que Frankie ni Frankie quiso ser menos que Stevie: ambos fueron titulares con sus respectivos equipos y, a modo de despedida, ambos anotaron ante Stoke y Southampton, respectivamente.

EL PUZZLE INGLÉS

Una cuestión que ha llevado de cabeza a todo aficionado, sobre todo al inglés, desde el 22 de mayo de 2003, cuando jugaron juntos por primera vez en un amistoso ante Sudáfrica, es el porqué jamás han carburado juntos. Dos de los mejores centrocampistas de una generación, conquistando Inglaterra y Europa con sus clubes, nunca consiguieron extrapolar ese éxito a los ‘Three lions’. Este mismo año, al ser entrevistado por los micrófonos de Sky Sports, Frank Lampard daba su particular explicación:

“En cada conferencia de prensa se hablaba de ello. La gente esperaba que hiciéramos en la selección lo que Steve y yo hacíamos con nuestros equipos, pero no es tan simple. A veces yo no jugaba tan bien para Inglaterra como lo hacía en el Chelsea. El sistema no terminó de ser el mejor. Yo, por ejemplo, jugué prácticamente toda mi carrera en Inglaterra como parte de un mediocampo de dos jugadores. Gerrard y yo nunca estuvimos en nuestras posiciones naturales jugando para Inglaterra.”

Probablemente, esa sea la explicación más lógica a un misterio sin resolver. Centrocampistas con vocación ofensiva que a la hora de jugar juntos terminaban echando de menos a su Xabi Alonso o Javier Mascherano, en el caso de Gerrard, y Claude Makélélé o Nemanja Matić, en el caso de Lampard. Ningún entrenador supo implementar un sistema del que ambos se beneficiaran en lugar de eclipsarse. Tampoco hubo ninguno que se atreviera a colocar a uno de los dos por detrás del otro, teniendo que escoger entre “papá y mamá” para ver quién se sacrificaba en tareas defensivas.

Rio Ferdinand, otro de los integrantes de esta “generación dorada” del fútbol inglés habló hace poco, en una tertulia de BT Sports, en la que precisamente también participaron Lampard y Gerrard, y da otro punto de vista sobre por qué el combinado inglés nunca alcanzó el éxito a nivel colectivo:

“Frank y yo llegamos juntos al West Ham, hicimos todo juntos como compañeros correctos. Yo me fui al Leeds, luego al Manchester United y él se fue al Chelsea, nuestra comunicación simplemente se desintegró. Desde mi perspectiva, fue la obsesión por ganar, no quería ver a Frank tener ventaja sobre mí.

Fue lo mismo con Stevie. Cuando estábamos compitiendo contra ellos por la Premier League, no quería sentarme y tomar una cerveza con él porque no quería escuchar nada que me dijera sobre el Liverpool. Creo que eso fue lo que nos frenó. Muchas otras selecciones tienen jugadores que juegan en todo el mundo y luego se juntan en la selección, no tienen esa competencia que teníamos entre nosotros cada semana. Teníamos una relación más de respeto que de cercanía.”

Lampard y Gerrard calentando – Mike Egerton

AMERICAN DREAM

El verano de 2007, David Beckham consiguió sentar un precedente que no lograron en su día Franz Beckenbauer, Pelé o Johan Cruyff: abrir la vía americana para aquellos futbolistas europeos que, por una circunstancia o por otra, deciden seguir compitiendo a un nivel un poco menos exigente. Steven Gerrard optó por esta vía cuando su contrato con el club de Anfield llegó a su fin en 2015, firmando precisamente por el club que también llevó a Beckham a la MLS: Los Ángeles Galaxy. Ese mismo verano fue el que Frank Lampard decidió poner fin a su etapa en Inglaterra y, cuando parecía que los días del pulso que llevaban manteniendo desde el día de su debut había terminado, el destino creyó que aún no habíamos tenido suficiente: Frankie recalaría en New York City, equipo con apenas un año de vida que ya contaba en sus filas con David Villa y Andrea Pirlo.

Por temporada y media los aficionados del soccer disfrutaron un poco de lo que los europeos tuvimos el privilegio de presenciar durante 17 años ya que, y una vez más, al mismo tiempo, ambos astros anunciaron su retirada una vez terminara la liga regular las pasadas navidades.

Gerrard y Lampard en la previa del LA Galaxy vs New York City – Daily Mirror

Fin de una era. Así que, como si de Morfeo ofreciéndote una píldora roja o una azul se tratase, te preguntamos: Y tú, ¿con quién te quedas?

Views All Time
Views All Time
307
Views Today
Views Today
1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *