Gerland Mon Amour | La columna de Resaca

Sin tanta prensa y con mucho menos ruido que el Paris Saint Germain, el Olympique de Lyon está brillando con luz propia este primer tercio de temporada. A Nabil Fekir le está sentando de maravilla la responsabilidad de ser el capitán y líder tras la marcha de referentes como Lacazette y Tolisso, Memphis Depay está cada vez más cerca de ser el futbolista que prometió ser en el PSV, los fichajes veraniegos como Mariano Díaz o Bertrand Traoré han caído de pie en el conjunto lionés y la cantera también parece funcionar, con un Houssem Aouar que a sus 19 años se ha convertido en una pieza fundamental en el esquema de Bruno Génésio. Los aficionados del equipo del Ródano tienen carta blanca para soñar esta temporada, y ya lo tienen bien merecido. Queda poco para celebrar el décimo aniversario de su último título liguero, el último de un club que fue amo y señor del fútbol galo durante siete temporadas consecutivas.

Año 2001. El mundo está celebrando la entrada al siglo XXI, Microsoft lanza un revolucionario sistema llamado “Windows XP”, Peter Jackson estrena “El señor de los anillos: La comunidad del anillo”, Estopa cantaba aquello de “Partiendo la pana” y los títulos ligueros en Francia se los repartían Olympique de Marsella y Saint-Étienne. Esa temporada, el equipo dirigido por Jacques Santini se coronaría campeón de la Ligue 1 por primera vez en su historia, siendo el primero de los 15 títulos que lograría en los siete años siguientes.

Hablar de este Lyon es hablar de Juninho Pernambucano. El mediapunta brasileño llegó a Gerland esa misma temporada y se terminaría convirtiendo en uno de los máximos responsables de la revolución. Ese mismo octubre se dio a conocer con un tiro libre ante el Sochaux, a una distancia de 22 metros y que supondría el primero de los 44 goles de falta que marcó con la camiseta del Olympique de Lyon. Otro de los grandes artífices de la consecución de este título fue Sonny Anderson, que con sus 14 goles fue el máximo goleador del equipo, a 8 de los 22 que marcó un tal Djibril Cissé, pichichi de aquella edición de Ligue 1 estando en las filas del Auxerre. Nombres de peso como Grégory Coupet, José Edmílson o Sidney Govou también formaban parte de aquella plantilla.

Primer título de Ligue 1 del OL – uefa.com

La campaña siguiente, Jean-Michel Aulas cambiaría a Jacques Santini por Paul Le Guen como comndante del banquillo. Una liga disputada hasta la última jornada, en la que Sonny ANderson volvería a levantar el trofeo para los Leones quedando tan solo un punto por encima del Mónaco y a tres del Marsella.

En las dos temporadas siguientes el Lyon alzaría con dos Ligue 1 más. Paul Le Guen dio con una tecla que maravillaría a Europa: colocar a Michael EssienMahamadou Diarra por detrás de Juninho Pernambucano. Físico imponente en la ribera del Ródano para brindar total libertad al genio brasileño, siendo junto a Giovane Élber el máximo anotador lionés esas dos campañas. Años en los que rozarían la excelencia, con una plantilla que reunía un once de gala conformado por Coupet, Réveillère, Abidal, Cris, Caçapa, Essien, Malouda, Diarra, Juninho, Govou y Wiltord, y unos jóvenes Nilmar, Benzema y Ben Arfa ansiosos por comerse el mundo. Solo el Porto de José Mourinho, que se alzaría con aquella Champions, pudo privar al Olympique de una semifinal europea. El día posterior a levantar su tercera Ligue 1 consecutiva, Paul Le Guen dimitiría como entrenador del Lyon.

Wiltord y Essien – Goal.com

Las dos temporadas siguientes (2005-2006-2007) fueron prácticamente un calco. Con Gérard Houllier al timón y una nueva delantera formada por John Carew y Fred, quien sería el máximo goleador del equipo ambas campañas, aunque en ninguna de ellas consiguiera alcanzar a un Pauleta enrachado, y ToulalanTiago MendesKim Källström en la sala de máquinas para cubrir las salidas de Diarra y Essien a Real Madrid y Chelsea respectivamente, el Lyon conseguiría arrasar más todavía en cada estadio francés en el que ponía un pie, levantando la Ligue 1 con una diferencia de 15 puntos por encima del Lille en la 05/06 y de 17 por encima del Marsella en la 06/07. La prueba más tangible de la magnitud de lo que consiguió el Lyon es que prácticamente todos sus jugadores franceses acudieron a la cita mundialista de Alemania en 2006 en una selección del nivel de les bleus.

Llegamos a la 2007-2008, temporada en la que el Olympique de Lyon se alzaría con el récord de más campeonatos de Ligue 1 ganados de forma consecutiva, aunque lamentablemente fuera el último hasta la fecha. Con Alain Perrin en el banquillo, la incorporación de todo un campeón del mundo como Fabio Grosso y un Karim Benzema que a sus 19 años se proclamaría máximo anotador del campeonato con 20 tantos, consiguió sacarle una renta de 4 puntos a un Girondins que le mantuvo el pulso hasta el final.

La siguiente temporada comenzó marcada por una serie de deudas del club que obligaron a Jean-Michel Aulas a tener que desprenderse de muchos de sus activos artífices de esos siete campeonatos, que a su vez abrieron paso a una nueva generación de leones entre los que se encontraban Alexander Lacazette, Miralem Pjanić, Clément Grenie o Anthony Lopes, entre otros. Con Claude Puel en el banquillo, no fueron capaces de revalidar el título por octava vez consecutiva, iniciando así unos años en los que equipos como Girondins, Montpellier, Marsella y Lille se han turnado por conseguir una Ligue 1 cada uno hasta la llegada del dinero catarí a París.

Por si fuera poco el no haberse alzado con la vitola de campeón por primera vez en ocho años, los aficionados del Olympique tuvieron que afrontar otra noticia igual o más dura: la despedida de Juninho Pernambucano.

Ídolo absoluto desde su primera temporada en Gerland y con todavía un año de contrato en vigor, el internacional carioca, cuarto máximo goleador de la historia del club con 100 tantos, creyó que era el momento oportuno para abandonar el barco a sus 34 años. Jean-Michel Aulas no puso ningún impedimento al requerimiento de Juninho como agradecimiento a todo lo que había significado para el Lyon durante tantos años. El rey del libre directo tuvo un fugaz paso por la liga cataría y posteriormente en la MLS para finalmente terminar su carrera a sus 39 años en el club de su corazón, el Vasco da Gama.

Despedida de Juninho Pernambucano – Goal.comç

Un total de 15 títulos en 7 temporadas consiguió reunir el Olympique de Lyon si sumamos las 6 Supercopas, la Copa de Francia y la Copa de la Liga con las que se alzaron mientras conquistaban la Ligue 1. Un equipo que disfrutó de jugadores de la talla de Juninho Pernambucano, Karim Benzema, Éric Abidal, Florent Malouda, Grégory Coupet… No será fácil siendo contemporáneo a un transatlántico del calibre económico del PSG, pero, ya no en Gerland si no en el Parc Olympique Lyonnais, tienen motivos para creer en que volverán a pasárselo en grande más pronto que tarde.

Views All Time
Views All Time
317
Views Today
Views Today
1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *