Harry Kane: éxito a través de una prematura madurez

2 por delante del todopoderoso Leo Messi, y 3 por encima de auténticos depredadores como Lewandowski, Cavani o Cristiano Ronaldo. 56 han sido los tantos que, en un año natural, ha anotado Harry Kane para dar un fuerte golpe sobre la mesa en la que se sientan los mejores delanteros del mundo; colocándose, con sólidos argumentos, como el mejor de todos. No obstante, hasta llegar a su mejor versión como jugador, ha vivido un periodo paulatino de transición donde su entrenador, Mauricio Pochettino, ha sabido adaptarse a las condiciones y características de su futbolista franquicia.

Detrás de todo el éxito cosechado abunda un trabajo notorio y constante que en sus primeros días como futbolista de la primera plantilla del equipo londinense, no se veía recompensado ante la escasez de confianza debido a su juventud. Y es que quién le iba a decir a aquel niño que andaba con un balón bajo el brazo por las calles de la capital de Inglaterra y presenciaba con admiración los partidos del Tottenham en el White Hart Lane que, a día de hoy, habría llegado a un estado excelso capaz de superar en cifras goleadoras a los dos mejores futbolistas del mundo.

Villas Bolas fue el entrenador que le hizo debutar el 18 de agosto de 2012 antes de marcharse al Norwich City y al Leicester en una misma temporada en calidad de cedido. Un año después, tras tener en su segunda aventura un balance positivo, volvió con la aspiración de hacerse un hueco en el que siempre había sido su equipo, pero su presencia en el verde fue mínima. Sin embargo, el sistema de juego del técnico portugués, que se basaba en constantes transiciones tanto en defensa como en ataque con el fin de tener la posesión; sacrificando así el potencial de jugadores rápidos que se podían aprovechar para realizar un juego más directo, no iba acompasado ni con los resultados ni con el dinero que se invirtió para hacer una plantilla competitiva. La Dirección Deportiva decidió cesar al míster en diciembre, y quienes se hicieron cargo del equipo de manera provisional, no introdujeron en sus planes al bueno de Harry.

Con la llegada de Mauricio Pochettino el verano de 2014, el papel de Kane se iba a ver beneficiado pese a que en su primer año como entrenador, colocó la veteranía de Soldado y Adebayor por delante de la garra y el hambre del crack inglés para, quizás, no arriesgar debido al imponente reto de entrenar a un grande del fútbol inglés. Entraba en dinámica y como revulsivo hasta asentarse como compañero en la dupla de ataque con Roberto, y fue esa toma de contacto decisiva para ver el potencial de un Harry Kane que estaría en boca de todos la temporada 2015-2016. La marcha del valenciano al Villarreal y la del togolés al Crystal Palace, fue el trascendental camino para presenciar una progresión en el aspecto táctico y goleador de Harry que sobrepasó las expectativas de cualquier aficionado de este bello deporte.

La confianza depositada en él fue plena, y viendo el meritorio arranque de temporada del Tottenham, se presuponía que sus aspiraciones iban a ir destinadas a un sueño de alto calibre: ganar la Premier League. Pese a ello, no contaron con la irrupción tanto del Leicester como de un Jamie Vardy que explotó de una manera soberbia. Ese, fue el principal motivo de crecimiento: la competencia con su actual compañero de Selección. El futbolista de los Spurs se vio obligado a ejercer de líder, a tirar del carro en contextos negativos durante partidos importantes, a oxigenar el juego abriendo a bandas para habilitar las proyecciones en ataque de jugadores como Eriksen, Son o Lamela. A cubrir espacios cuando la línea de 3/4 ofrecía un juego más dinámico para abrir un abanico de posibilidades en ataque…Y sobre todo, a ser efectivo en ataque para ser un aliciente importante de cara al marcador final. Pese a ello, el sueño de conquistar la Liga se difuminó en el tramo final de campeonato. Sin embargo, aunque a Harry Kane le supo a poco porque no era su principal objetivo, fue el máximo goleador de esa campaña.

%

Porcentaje de goles anotados por Harry Kane en el Tottenham desde que Pochettino es entrenador de los Spurs

Actualmente, la utilidad que le da Mauricio Pochettino a su referencia arriba viene precedida de su defecto en cuanto a la velocidad. Al no ser un jugador rápido, existe menos profundidad en la línea de ataque; por lo tanto, Dele Alli se posiciona en la zona de arriba, proyecta por bandas a sus laterales y sustituye a Eriksen entre líneas en las ocasiones en las que el futbolista danés baja a la posición de pivote. De esta forma la línea de arriba queda poblada por gente con alta capacidad combinativa, y eso Harry Kane lo aprovecha gracias a su “facilidad” para marcar goles desde fuera del área, y también, para asociarse con los de su alrededor a través de paredes, para regatear en espacios reducidos aprovechando su robusto físico y para cazar los centros que procedan desde las bandas.

En un planeta fútbol en el que destacan, y con merecimiento, delanteros de nivel como Luís Suárez, Icardi, Cavani, Lewandowski y viceversa, habita un astro que a sus 24 años de edad, y con un mundo por desarrollar, se ha asentado en la élite goleadora para quedarse. 56 goles en un año natural para acabar con el duopolio entre Messi y Cristiano será la antesala de lo que en un futuro nos deparará un delantero que no se cansa de marcar goles. Dicho esto, solo queda desear una larga vida al nuevo rey del fútbol inglés para gozo y disfrute de todos.

Views All Time
Views All Time
201
Views Today
Views Today
1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *