Sons of Glasgow | La columna de Resaca

Ibrox – Wikimedia

Quentin Tarantino es del Celtic y ha escrito el guión de los últimos cuatro años. O algo así debieron pensar los aficionados del Rangers una vez lograron regresar a la máxima categoría del fútbol escocés el año pasado.

Este fin de semana el ojo del futbolero estará de nuevo sobre Glasgow. El Old Firm vuelve un año más a nuestras pantallas, por segunda temporada consecutiva, tras cuatro años de Jekyll sin Hyde. El verano de 2012 un juez escocés sentenciaba a la silla eléctrica a un Glasgow Rangers que acumulaba millones y millones de deudas en sus cuentas, obligándolo a refundarse como uno nuevo. El empresario Charles Green compraba la “marca” para que el nuevo equipo pudiera lucir su escudo, símbolos y equipación tradicional y solicitaba a la federación escocesa una plaza en la primera división, decisión que terminó sometiéndose a la votación del resto de clubes con un fatal resultado: 10 en contra de 12 posibles. Solo el Kilmarnock votó en blanco y el propio Rangers lo haría a favor, condenando así al nuevo club a comenzar su andadura en la cuarta división.

“Volveremos a Europa antes que a primera división” dijo Charles Green aquella temporada refiriéndose a que por más que no estuvieran en la élite, siempre les quedaría la vía de la copa. Nada más lejos de la realidad, ya que durante su odisea por el fútbol modesto nada más consiguieron levantar una Challenge Cup (copa en la que participan equipos de segunda, tercera y cuarta división escocesa), competición que, por supuesto, no conllevaba billete europeo. Tampoco cumplieron el plan de ascender a la Premier en tres temporadas, hicieron falta dos temporadas en la segunda división antes de poder volver a vivir esos cuatro Old Firm anuales. La pasada temporada, la primera del “nuevo” Rangers en la élite escocesa, bajo las órdenes de Mark Warburton y con cesiones de numerosos jugadores de la Premier League inglesa, consiguieron realizar una campaña notable, pero a un contendiente de un Old Firm se le debe exigir siempre el sobresaliente, y más cuando su eterno rival se ha alzado victorioso las cuatro temporadas en las que ha estado ausente.

Este próximo sábado asistiremos en Celtic Park al segundo asalto de la temporada 2017/2018. Con total seguridad no se batirá el récord de asistencia que todavía tiene Ibrox Park de 118.567 espectadores en 1939, pero, como cada año, sí podrá percibirse ese ambiente único en el mundo. No solo son dos equipos que luchan por un título. Hay historia, hay religión, hay política… todo en una misma ciudad. Son muchos los factores que los convierten en algo único. Noventa minutos que suponen una válvula de escape, sobre todo para la clase trabajadora, en los que pueden gritar, beber, reírse y ser groseros como no lo son el resto de la semana.

Sir Alex Ferguson en su etapa como jugador del Rangers – Dailymail

“Hay gente que insiste en que otras rivalidades futbolísticas pueden generar tanta intensidad como los choques entre Rangers y Celtic… Creédme, no hay nada comparable”. Sir Alex Ferguson.

El sectarismo que divide Glasgow tiene su origen en algo que sucedió en el mar de Irlanda hace siglos. Actualmente el odio sigue siendo igual de fuerte: azul o verde, católico o protestante, británico o irlandés, rico o pobre… la ciudad está claramente dividida en dos.

Un poquito de historia

El Celtic nació en 1887 y jugó su primer partido oficial en 1888. Fundado por un marista irlandés en la iglesia de St. Mary’s de Glasgow con el objetivo de recaudar dinero y víveres para los irlandeses que emigraron a Escocia, convirtiéndose así tradicionalmente en el equipo de católicos e izquierdistas. El Rangers en sus inicios no tuvo connotaciones religiosas. Fue fundado en 1873 por cuatro estudiantes escoceses, pero frente a la aparición del Celtic, pasó a convertirse en el club con el que se vieron identificados los protestantes y unionistas partidarios del imperio británico.

En Celtic Park ondean banderas irlandesas y lucen emblemas del IRA, mientras que en Ibrox lo más normal es ver ondear la “Union Yack” y ver a sus hinchas portar símbolos británicos. Es decir, que si viajas a Glasgow y asistes a un Old Firm puedes jugar a “Buscando a Wally” pero cambiando a Wally por una bandera escocesa. Por esos motivos escuchamos constantemente a los hooligans del Celtic corear cánticos pro-IRA y anti-ingleses, mientras que los del Rangers la toman con el Papa o con cualquier cosa que huela a irlandés. Una rivalidad que se hereda de padres a hijos, que se cultiva en casa y también en la escuela.

La manera de vivir esta rivalidad por los aficionados de uno y otro equipo es algo que lleva de cabeza a las autoridades escocesas, por más que ellos defiendan que “se les debe permitir odiarse”. Algunas de las medidas más llamativas fueron las de determinar que el partido siempre deba disputarse a medio día o la prohibición de la venta de alcohol en todos los bares de Glasgow el día de partido, incluso cuando este ya hubiera finalizado. Ambos clubes, cada vez más concienciados, también trabajan codo con codo con el parlamento escocés con el objetivo de minimizar el sectarismo, principalmente restringiendo el uso de emblemas de carácter político y religioso o tratando de apaciguar los cánticos que lo promueven. La tarea se antoja realmente complicada.

El término “Old Firm” tiene su origen en el año 1909. Era la final de la copa escocesa, disputada por Celtic y Rangers, y el partido terminó en empate. Una época en la que no había prórrogas ni tandas de penaltis y la forma de desempatar era disputar un nuevo partido. El segundo encuentro estaba a punto de quedar en tablas de nuevo y las aficiones de ambos equipos congregadas aquella tarde en Hampden Park invadieron el césped como protesta bajo la sospecha de que el partido estaba amañado para forzar así un tercer asalto que se tradujera en más “caja” para ambos clubes. El diario escocés “The Scottish Referee” denominó aquel encuentro como “The old firm of Rangers-Celtic Ltd” (La antigua empresa del Rangers-Celtic S.L. sería su traducción más precisa), llegando como “Old Firm” hasta nuestros días.

No podemos hablar del Old Firm sin retroceder por un momento a 2 de enero de 1971. En el minuto 89 del duelo entre Rangers y Celtic que se estaba disputando en Ibrox, los católicos marcaban el 0-1 que para unos y otros se antojaba irremontable y muchos aficionados locales abandonaron el estadio. Sin embargo, Colin Stein anotó en el descuento el gol del empate, lo que provocó una avalancha en la grada que dejó 66 víctimas mortales. En 2001 se construyó en los aledaños de Ibrox Park una estatua de John Greig, el capitán de los Rangers en 1971, con una placa que recopilaba los nombres de todos los fallecidos aquella tarde y a la que cada año rinden homenaje.

Old Firm – Fifa.com

“Mientras jugué para el Rangers, nunca compré nada verde.” Michael Mols

Un vistazo a las vitrinas

Entre los dos equipos de Glasgow suman 102 Premier Leagues escocesas; entre el resto de participantes suman 19, siendo el Aberdeen el último equipo, bajo las órdenes de Alex Ferguson, en triunfar frente al duopolio en las temporadas 1983-1984 y 1984-1985. El Rangers es quien lleva ventaja en el campeonato doméstico (54-48) y a nivel europeo tiene en su haber con Recopa, sin embargo, el Celtic es el único club escocés que puede presumir de contar en su palmarés con una Copa de Europa, siendo además el primer equipo británico en levantarla. La consecución de aquel título es recordada con especial cariño por los católicos, ya que la plantilla que lo logró, bajo las órdenes de Jock Stein, estaba conformada en su totalidad por jugadores nacidos en Glasgow. La conquista del título europeo redondeó las nueve ligas consecutivas logradas por Stein y sus chicos entre 1966 y 1974, hito que igualaría el Rangers dos décadas después (1988-1997) con Walter Smith sentado en el banquillo.

Un par de nombres propios

Henrik Larsson celebrando un gol en un Old Firm – The Celtic Wiki

“Nada se compara al Celtic-Rangers, absolutamente nada. Se puede hablar del Barça-Madrid, pero, créanme, ni si quiera está cerca. Sé de lo que estoy hablando. No hay nada más grande que el derbi de Glasgow” Henrik Larsson

Si hay una figura que simboliza como nadie la rivalidad entre Celtic y Rangers es la de Maurice “Mo” Johnston. Tan solo 19 futbolistas han vestido las dos camisetas, y desde la Primera Guerra Mundial hasta la década de los 90, ningún jugador fue traspasado directamente de un equipo a otro de Glasgow. El Rangers además tenía la norma no escrita de no contratar jugadores católicos, hasta que se dieron cuenta de que esto reducía mucho las posibilidades del club a la hora de fichar futbolistas y en 1989 decidieron incorporar a Mo Johnston, ídolo en Celtic Park que se en ese momento se encontraba en el Nantes. Convirtiéndose así en el primer católico que jugaba en el Rangers, desató la ira de su antigua afición y jamás llegó a ganarse a la grada de Ibrox, teniendo que salir por la puerta de atrás dos temporadas después para recalar finalmente en el Everton.

Para los que nacimos en los 90, hablar del Celtic es hablar de Henrik Larsson. El delantero sueco es para Celtic Park lo que el Papa para el Vaticano. Llegó a Glasgow en 1997 y pasaría allí 7 largas y productivas temporadas, en las que anotó 242 goles en 313 partidos y se alzó con una bota de oro. En el mejor momento de su carrera no le faltaron ofertas para salir, sin embargo el Leopardo priorizó el cariño que le daba la hinchada de una liga que se le quedaba pequeña a dar el salto. Todos recordamos la UEFA del Celtic en la 2002/2003, en concreto los enfrentamientos ante el Celta de Vigo y el Porto, al que el bueno de Henrik estuvo a punto de privar de levantar aquel trofeo. No fue hasta la recta final de su carrera cuando por fin decidió salir de Glasgow para firmar por el FC Barcelona y levantar una Champions.

Mención especial merece también Kenny Miller. El veterano goleador escocés ha sido lo que se suele llamar un “trotamundos” del fútbol. Comenzó su carrera en el Hivernian antes de fichar por el Rangers. Tras dos temporadas en Ibrox marchó a la Premier League inglesa para recalar en las filas del Wolves y, en 2006, firmar con el Celtic, algo que no sentó nada bien en la acera azul de Glasgow. Dos temporadas después regresó a Inglaterra de la mano del Derby County para terminar volviendo en 2008 al Rangers para ganar una liga y una copa y posteriormente volver a dejar el club. Tuvo paso tan efímero como exitoso por Bursaspor, Cardiff y Vancouver antes de acabar firmando por tercera y última (de momento) vez por el Rangers en 2014, convirtiéndose en una pieza fundamental en el ascenso a la Premier League escocesa. Esta temporada no comenzó del todo bien para Kenny, ya que Pedro Caixinha decidió apartarlo del equipo porque tenían “diferencias”, pero tras la destitución del portugués el pasado mes de octubre ha vuelto a entrar en la dinámica de los Gers para aportar su experiencia y seguir sumando goles a la cuenta de 102 que lleva a lo largo de sus tres etapas en Ibrox.

Otro nombre propio del duelo escocés es el de John Thompson. En 1931, el por aquel entonces portero del Celtic se fracturó el cráneo en un desafortunado golpe con la rodilla de Sam English, del Rangers, en la disputa de un balón. Fue llevado inmediatamente al hospital, pero a sus 22 años, no consiguió sobrevivir a aquel golpe.

Entre todos los jugadores que han disputado un Old Firm podemos destacar un nombre español: Nacho Novo. El delantero gallego llegó en 2001 a Escocia, jugando en el Raith Rovers y en el Dundee antes de recalar en el Rangers en 2004. En Ibrox se convirtió en ídolo con un gol al Hibernian que valía su Premier número 51.

Scott Brown silenciando Ibrox – Daily Record

Este sábado, toda una legión de protestantes cruzará a primera hora de la mañana el río Clyde hacia Kerrydale Street para tomar el corazón del barrio irlandés de Glasgow, donde por noventa minutos ocurrirá algo más que un partido de fútbol.  Si tienes la suerte de estar en el bando vencedor, afrontarás la semana con otra cara y, probablemente, se lo estés recordando al vecino hasta el próximo partido.

Views All Time
Views All Time
185
Views Today
Views Today
1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *