El derbi de la ikurriña

Era 1976 y España acababa de superar una de las partes más negras de su historia, el franquismo. El 20 de noviembre del año anterior había fallecido Francisco Franco, dando muerte a una dictadura y construyendo un puente hacia la paz que tanto ansiaba el pueblo, y ese proceso fue conocido como “la Transición”.

La Transición fue una época prometedora, ilusionante, pero también adoptó tintes obscuros cuando los valedores del franquismo, añorando el régimen, hacían todo lo posible para que España no se liberara de sus cadenas, atacando con instrumentos políticos y, en ocasiones, también con pistoleros de extrema derecha que derramaron sangre inocente en el camino hacia la paz.

Aún con Franco muerto, las Cortes de la dictadura continuaban en pie. Por ello, no es de extrañar que en 1976 la ikurriña, actual bandera de Euskadi, fuese ilegal. Exhibir públicamente aquella bandera estaba penada por las leyes franquistas aún vigentes el 5 de diciembre de 1976. El uso de la ikurriña molestaba tanto a los políticos que aún libaban de los años del franquismo que el ministro de Gobernación, Manuel Fraga, aseguró que la ikurriña sería legalizada por encima de su cadáver.

Antes de legalizar la ikurriña tendrán que pasar por encima de mi cadáver

Manuel Fraga

Exministro de Gobernación

Kortabarria e Iribar sosteniendo la ikurriña – AS

Los jugadores del Athletic y de la Real Sociedad dieron un paso al frente y, contra la legalidad vigente, decidieron salir al campo portando una ikurriña en el primer derbi vasco de aquella liga.

Esa tarde quedó grabada a fuego en la memoria de quienes asistieron al antiguo campo de Atotxa con la simple intención de disfrutar del encuentro. Y ese recuerdo tuvo lugar gracias a un pensamiento que rondó la cabeza de Joxean de la Hoz, jugador txuri-urdin que no fue convocado para ese partido, él quería que su equipo y el rival saltasen al terreno de juego con la prohibida bandera.

Todos en la Real éramos jugadores de la cantera y teníamos nuestras inquietudes y sentimientos. La mayoría nos sentíamos vascos y abertzales, y algunos incluso independentistas. Era el año 1976, no había cuajado la democracia, estábamos en esa época de transición y el pueblo vasco estaba luchando por sus reivindicaciones. Nosotros también éramos el pueblo y teníamos que hacer algo para reivindicar los derechos del pueblo vasco

Joxean de la Hoz

Exjugador de la Real Sociedad

La rivalidad entre la Real Sociedad y el Athletic Club es legendaria. Los derbis entre estos dos equipos vascos dejan recuerdos para toda la vida y marcan a miles de futboleros en cada envite. Sin embargo, esta vez ambos bandos dejaron atrás sus diferencias para unir fuerzas y alcanzar un objetivo común.

De la Hoz le planteó a Inaxio Kortabarria, capitán de la Real, salir a disputar el derbi vasco con la ikurriña, y este le trasladó la idea al portero del Athletic, José Ángel Iribar. Ambos jugadores hablaron con su vestuario y reinó la unanimidad, sendas plantillas querían romper con la injusticia imperante y mostrar, orgullosos, la bandera que une al pueblo vasco. También eran conscientes y estaban de acuerdo Irulegui y Aguirre, entrenadores de la Real y Athletic respectivamente. El único implicado directo en el encuentro que no sabía nada de lo que tramaban era el árbitro andaluz Sánchez Ríos, que luego reflejaría lo sucedido en el acta.

De la Hoz había logrado colar la ikurriña en el vestuario erreala tras una serie de impedimentos y obstáculos sorteados, como si de darle más epicidad a la historia se tratarse.

La hermana de Joxean se había encargado la noche anterior de tejer la ikurriña. No obstante, coserla no era ni de lejos el problema debía transportar la ikurriña desde su casa en Getaria hasta el feudo txuri-urdin, 25 kilómetros separaban a la bandera de su destino. Metida en el hueco de la rueda de repuesto de su coche, lograron eludir a las autoridades, de hecho, los grises pararon el coche en un control, pero no encontraron la bandera para fortuna de Joxean y su hermana. Así pues, la ikurriña llegó sana y salva a su destino, y ahora estaba a punto de hacer aparición ante miles de aficionados.

Kortabarria sujetaba la bandera con la mano izquierda, y a su lado, Iribar hacía lo propio con la derecha. Firmes y elegantes, desfilaron dando pasos hacia el frente portando aquella imponente y majestuosa bandera, no por sus colores o belleza, sino por su significado en aquella tesitura. Tras Kortabarria desfilaban sus diez compañeros titulares: Txoperena, Murillo, Olaizola, Gaztelu, Diego, Zamora, Idigoras, Satrustegi y López Ufarte. Detrás de Iribar iban: Lasa, Gisasola, Madariaga, Eskalza, Oñaederra, Villar (el mismo Ángel María Villar expresidente de la Real Federación Española de Fútbol), Txurruka, Dani, Carlos y Txetxu Rojo. Las piernas que se ven por debajo de la ikurriña vestidas con un pantalón vaquero son las del propio Joxean de la Hoz.

Cuando los 22 valientes se personaron en el rectángulo de juego, el estadio retumbó con una sonora ovación. Hacía casi 40 años que una ikurriña no hacía acto de aparición en un estadio de fútbol. La emoción era palpable porque en ese momento ganó la España de la democracia, ganó Euskadi, ganó la libertad y ganó el fútbol.

Homenaje al “derbi de la ikurriña” el 5 de diciembre de 2010, exactamente 34 años despúes – Rincondelforero

En lo futbolístico, la Real Sociedad pasó por encima del Athletic de forma espectacular aquel día, brindándole a su afición un glorioso 5-0 en el viejo estadio de Atotxa. Pese a que el Athletic acabaría por delante de la Real aquella liga (el Athletic sería tercero y la Real octava), los leones no pudieron plantar cara y se vieron superados por los locales. Se estaba fraguando la Real Sociedad de las ligas, el mejor conjunto txuri-urdin de la historia que acabaría ganando la liga dos años consecutivos a principios de los 80.

La ikurriña fue legalizada el 19 de enero de 1977, 45 días después. Los pioneros en la defensa de la libertad portando la bandera del pueblo vasco en un acto multitudinario fueron ellos, exponiéndose a duras reprimendas que afortunadamente no llegaron a hacerse efectivas. La bandera que tejió la hermana de Joxean De la Hoz e hizo historia se conserva hoy en día en el Museo de la Real Sociedad.

Views All Time
Views All Time
132
Views Today
Views Today
1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *