El resurgir del Valencia pasa por recuperar su asimetría

Con su victoria ante el Levante U.D, el Valencia C.F. puso fin a su peor racha en lo que va de temporada. Los de Marcelino García Toral, que empezaron la temporada como un tiro, encadenando hasta 13 jornadas invictos, se vieron envueltos en una mala senda de resultados y la sensación de pasar de la brillantez y la vertiginosidad a la nebulosidad y la planitud en tan solo unos partidos planeó sobre el cielo de Mestalla.

En los últimos choques, la sensación que ha dado en el campo el equipo de la capital del Turia ha sido la de un conjunto plano, con una notable incapacidad para generar ocasiones de gol y batir líneas de presión. Los rivales han sabido interpretar las carencias de los de Marcelino en el juego de posición, tratando de atarles en corto y conceder pocos espacios.  

Lo cierto es que ha habido muchos condicionantes que explican tal fenómeno, pero también hay motivos para pensar que se remontará el vuelo en el futuro inmediato. El principal activo que recuperará el conjunto blanquinegro será su particular asimetría, plasmada en Carlos Soler y Gonçalo Guedes, y que le confiere una temible versatilidad.  

Carlos Soler, temple y visión desde la derecha – Deporte Valenciano 

Carlos Soler

Goles: 1

Asistencias: 4

Acierto en el pase: 84%

Partidos disputados: 20

El valenciano y el portugués son dos jugadores de banda de antagónico estilo. El primero es un futbolista de mayor incidencia en medio campo, más preciso en el pase, con una visión más periférica del juego y que, aunque ha mejorado mucho su uno contra uno, verticaliza el juego a través de la combinación y la precisión de sus envíos.  

Por otra parte, el luso es un jugador con mucha facilidad para encontrar línea de fondo, con un potente disparo desde la media distancia, un endiablado regate y un futbolista que verticaliza el juego a través de la conducción. Sus ya típicas carreras han llamado la atención en todos los rincones del planeta fútbol.  

Gonçalo Guedes, vertiginosidad y pegada desde la izquierda – Notasdelfútbol.com

Gonçalo Guedes

Goles: 5

Asistencias: 6

Acierto en el pase: 78’6%

Partidos disputados: 22

Las citadas diferencias entre las dos alas valencianistas le otorgan una riqueza de registros muy amplia y la capacidad de hacer daño de maneras muy distintas, pero, sobre todo, de encontrar esa profundidad o esa llave para abrir defensas minuciosamente preparadas para juntar líneas y reducir espacios. Los constantes slaloms de Guedes de fuera hacia dentro, o la jugada de Soler ante el Levante, arrancando con una potente zancada y resolviendo con la finura del regate en corto son buena muestra de ello.  

En síntesis, con Guedes y Soler en el campo, el Valencia gana en pegada, capacidad asociativa, factor sorpresa o ruptura de líneas y nutre de posibilidades tanto el juego exterior como el interior. Si ambos recuperan el nivel de principio de temporada, el nivel del equipo crecerá prácticamente al unísono y el volveremos a ver al conjunto de Mestalla con la lucidez ofensiva con la que arrancó.

La asimetría del Valencia, basada en la dualidad de perfiles en las bandas, le ofrecen una gran variedad de registros en ataque, tanto a nivel de juego exterior como interior. Con ambos en el campo, Marcelino gana mucho fútbol y puede recuperar la brillantez ofensiva del arranque. 

Views All Time
Views All Time
347
Views Today
Views Today
2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *