Paulinho, un atacante total en ciernes

Brasil es considerado uno de los grandes viveros del fútbol mundial, una fábrica de crear jugadores especiales, capaces de marcar las diferencias sobre el campo y levantar al público del asiento. En los últimos años, y con la alargada sombra de los Ronaldo, Ronaldihno o Roberto Carlos, la particular alegría brasileña parece haber caído en picado.

Paulinho se salió en el Mundial Sub 17 de la India – Marca

No obstante, las nuevas generaciones vuelven a pisar fuerte, tal y como se ha visto en las últimas competiciones que han jugado sus categorías inferiores. Especialmente buena es la generación del 2000. Jugadores como Alan, Lincoln, Vinicius Júnior despuntan por sus habilidades, pero si hay un jugador que está rompiendo el molde a toda velocidad, ese es Paulo Henrique Sampaio Filho, mejor conocido como ‘Paulinho’.

El extremo diestro de Vasco da Gama y dorsal ‘7’ de la Seleçao es, con reducido lugar a la duda, la promesa emergente con mejores condiciones del país carioca. Debutó el año pasado con ‘o Gigante da Colina’ de la mano del entonces técnico, Milton Mendes, y su impacto en el Brasileirao tardó muy poco en llegar. En su tercer partido con el equipo, y primero como titular, haría su primer doblete como profesional contra el Atlético Mineiro

Nombre: Paulo Henrique Sampaio Filho, ‘Paulinho’

Nacimiento: 15 de julio de 2000 (edad 17)

Altura: 1’75 m

Peso: 75 kg

Cláusula de rescisión: 30 millones de euros

Toda esta hojarasca está muy bien a modo de presentación, pero vayamos a lo realmente importante… ¿Cómo juega?

Paulinho es un futbolista que se desempeña principalmente por el carril derecho, es un extremo con una tremenda habilidad para el regate y muchísima pegada. Destaca por tener una capacidad y un tono físico superior a los demás futbolistas de su edad, por lo que su adaptación a la élite no ha sido muy complicada. Suele salir con bastante holgura de los uno contra uno en velocidad. Técnica y explosividad se aúnan en un regateador nato. 

A pesar de lo que pueda parecer, no es un simple extremo que se pierda alejado de la línea de cal, sino que es un futbolista muy versátil e impredecible. Tanto en su club como en la Canarinha le hemos podido ver jugando también por la banda izquierda cayendo hacia dentro. No resulta nada extraño verle aprovechar los carriles interiores y aparecer por la media luna del área. De hecho, le gusta disparar desde la media distancia, pues posee la capacidad de dirigir con precisión durísimos disparos.  

Ya es uno de los mejores jugadores del Brasileirao, su irrupción mejora la de Neymar – Twitter

En el pasado Mundial Sub 17 -dónde marcó tres goles y dio dos asistencias- formó una sociedad letal con Lincoln y nos mostró otra de sus virtudes, el desmarque de ruptura. El delantero de Flamengo, que se maneja con destreza en tres cuartos de campo, le habilitó infinitud de espacios por los que el bueno de Paulinho entró como cuchillo en la mantequilla.

Probablemente, su principal déficit -corregible con el tiempo- es la precisión de sus centros, ya que todavía le falta calibrar mejor la potencia del envío una vez ha salido del envite con su par.  

La influencia de Paulinho, en la pizarra

¿Por qué es tan diferente? 

Probablemente porque lejos de ser un perfil muy específico, tiene un abanico de recursos que le convierte en un futbolista con una influencia enorme en el juego del equipo. Su capacidad asociativa y para aparecer en las distintas zonas del ataque le hacen difícil de parar por las defensas rivales.  

Además, en contraposición al prototipo de promesa brasileña, su contribución defensiva es bastante alta. Generoso en el esfuerzo, no suele abandonar al lateral a su suerte o borrarse del partido si las cosas no le salen como espera.  

Quizás la principal diferencia entre Vinicius Júnior -la otra gran figura de su generación- y el propio Paulinho sea que este posee un mayor desarrollo físico, menor intermitencia en su juego y honestidad para bajar al barro en la tarea de recuperar el esférico. Probablemente por ello, las principales televisiones brasileñas le otorgaron el reconocimiento de “Jugador Revelación del Basileirao“, por encima de otras grandes promesas. No obstante, no hay que negarle un abismal talento y una exquisita técnica al reciente fichaje del Real Madrid.   

En síntesis, y a modo de conclusión, Paulinho tiene todas las capacidades para triunfar en el mundo del fútbol y mimbres para ser un atacante total, pero será su cabeza la que le haga lograr hacerse un hueco entre los mejores o la que le acabe convirtiendo en un juguete roto. Si da cada paso con pies de plomo y antepone lo deportivo a lo económico, probablemente estemos hablando del futuro compañero de Neymar en la selección absoluta. De él depende, lo que está claro, es que aquí hay futbolista.  

Views All Time
Views All Time
545
Views Today
Views Today
1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *