Madurez para salir de San Siro por la puerta grande

San Siro se vistió de gala para una noche europea que hacía tiempo que no vivía. Dos equipos de gran calibre en pleno proceso de reivindicación se veían las caras por primera vez en la UEFA Europa League con el objetivo de ganar un campeonato que les diera una reválida para disputar la Champions League ya que, en sus competiciones domésticas, lo tienen relativamente complicado. Existía un atractivo absoluto por el cartel de la cita, pero el espectáculo duró lo justo como para que el Arsenal encarrilara la eliminatoria a través de la experiencia y la madurez.

Con un Milán que comenzó el encuentro de manera efervescente, Cutrone, que era el hombre que se posicionaba en la punta de ataque, fue quien desde el primer minuto se encargó de perseguir todos los balones en las salidas desde atrás del Arsenal para sacar peligro, mientras Suso y Hakan Çalhanoğlu hacían de escuderos del joven delantero en sus presiones. Mientras el Milán jugaba de manera vertical, el Arsenal decidió realizar un fútbol más elaborado en sus transiciones para difuminar los arreones locales; dando un resultado más que positivo. El equipo londinense mostró un juego combinativo jugando a un toque, con Wilshere, Ramsey y Özil como directores de los constantes movimientos, y con Mkhitaryan como solista principal realizando internadas desde banda izquierda que se traducían en constantes amenazas.

Además, dichas combinaciones anulaban a Kessie y Biglia en la medular al no poder cortar las rápidas circulaciones de los hombres de creación del Arsenal, y eso, supuso un punto a su favor que el equipo de Gattuso no supo replicar. Un gol de Mkhitaryan que desvió Calabria, y otro de Ramsey tras un pase excepcional entre líneas de Mesut Ozil, fue la guinda al baile de salón que dio el conjunto de Arsene Wenger para dar a entender que los primeros minutos de los rojinegros fueron un mero espejismo.

Resultado de imagen de gol ramsey milan

Ramsey batiendo a Donnarumma – Depor.com

Gattuso quiso implantar garra y optimismo en sus futbolistas, y por ello, decidió abrir a Bonaventura a la izquierda para bloquear las incursiones de Özil, y con el transcurso de los minutos, echar toda la carne en el asador introduciendo a dos puntas como André Silva y Kalinic y colocando a Suso en ¾ de cancha por el centro para ser el mediapunta que oxigenara el juego por esa zona. No obstante, ese cambio le fue indiferente a un Arsenal que ante un Milán desordenado, impreciso y sin rumbo definido, decidió asegurar el resultado cortando de raíz las jugadas milanistas y siendo férreo en defensa, con Koscienly como principal hombre encargado de neutralizar las aproximaciones rossoneras. En resumidas cuentas, una segunda parte tranquila, que acabó desquiciando a los locales que tiraron más de corazón que de cabeza y no lograron hacer excesivo daño a su rival.

Así pues, el Arsenal dio una lección de experiencia en todos los tramos del encuentro al saber percutir en las debilidades de un Milán que impulsado por el nerviosismo y la impotencia, acusó la inexperiencia y las pocas horas de vuelo de la mayoría de sus jugadores en eventos de dicha magnitud. Tanto Arsène como su equipo, salen reforzados después de registrar 4 derrotas consecutivas, mientras que el Milán sale tocado al ser consciente de que una vía para entrar en la máxima competición del fútbol europeo a nivel de clubes la próxima temporada se tambalea. Queda la bala de la vuelta, y con ello, apelar a la épica.

Views All Time
Views All Time
185
Views Today
Views Today
2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *